TopBanner_letter copy.jpg

Words of an (Ink)migrant

 

(Versión en Español)

¿Cuánto tiempo le toma a un inmigrante sentir que el suelo –finalmente– está firme bajo sus pies? Puede tomarle 13 años. ¿Y cómo se entera un inmigrante que el suelo está firme bajo sus pies? Puede suceder que después de 13 años vuelva a la creación artística. Chris Yong-García, diseñador gráfico y editor de la revista Latin-Lover, nació en Lima, Perú, en 1972 y durante su juventud la pintura fue parte de su vida cotidiana. Hasta que en 1999 vino a Nueva York, ciudad que satisfizo alguna de esas necesidades difusas o concretas que lo convierten a uno en inmigrante. Y entre todas las cosas, los afectos, los colores y los olores que dejó atrás estuvo la pintura.

La serie de dibujos en tinta sobre papel que se presentan en Words of an (Ink)migrant fueron hechos durante el año 2012, cuando Yong-García cumplió 13 años viviendo en la ciudad de Nueva York –y 40 años viviendo en este mundo–. Representan el momento de intimidad en que él volvió al arte. Sin embargo, no retomó la pintura: “Chris, tú ya no puedes pintar como antes, porque ya no eres el mismo”, le dijo acertadamente uno de sus profesores. En su lugar, ingresó al dibujo, a la tinta, a balbucear signos, a garabatear palabras o, como escribió el poeta peruano J.E. Eielson, a perseguir el mundo “en el fondo de un tintero / hasta llegar al fin de la escritura”. Pero para Yong-García no es el final sino el comienzo del establecimiento de su identidad como inmigrante.

Las herencias peruana y china del artista–herencia de ancestros que a su vez migraron hacia y dentro del Perú– están también en estos gestos gráficos. Gestos que ahora constituyen la primera pieza de una idea mucho más grande: Reimagining Immigration and Immigrants. En efecto, la exposición Words of an (Ink)migrant marca el inicio de este ambicioso proyecto artístico que se desarrollará en los próximos dos años. Reimagining Immigration and Immigrants prevé convocatorias a artistas, diseñadores, comunicadores, académicos y otros expertos de la ciudad de Nueva York con el objetivo de reconfigurar la percepción que se tiene de los migrantes promoviendo la empatía y la unidad. En el presente contexto de polarización, en el cual se ha satanizado la imagen del inmigrante con fines políticos, el proyecto de Chris Yong-García tiene urgente pertinencia.

José Chueca